Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

17 de abril de 2015

Los seis sombreros para pensar


Buena técnica para estructurar el pensamiento sobretodo colectivo. Es un método para facilitar un caudal de ideas, detalles, hechos sensaciones, criticas, ... en definitiva para fomentar el pensamiento y la creatividad en un grupo de trabajo.

Además este método permite que el grupo de trabajo discurra de manera ordenada y productiva (efectiva; es decir, que piense en lo que hay que pensar y que piense en cantidad, calidad, de manera divergente o convergente, con juicio de valor o no, ... pero que al fin y al cabo se sientan libres de pensar, expresar opiniones. 

La mayoría de los grupos de trabajo al inicio de una actividad (detección y descripción de un problema, delimitación de una situación, enfoque de soluciones, evaluación de éstas, asignación de tareas,...) suelen aparecer tres actitudes:

La primera de inhibición ante la situación; es decir, no se opina o se aportan vaguedades; se bloquean la mayoría. 

La segunda es de agresión. Suelen tener mucha información -a menudo no compartida- y aportan ya las soluciones (mejor dicho sus soluciones)

Y la tercera actitud es la de negación; por ejemplo, ése no es el problema o el problema no se puede resolver, ... 

En fin que en un grupo de trabajo aparece  un amplio abanico de afirmaciones descritas en anterior post que pueden corromper la actividad del trabajo en grupo y no conseguir el objetivo. 

¿Porqué ocurre esto?
Por una sencilla razón. Porque las personas cuando hablamos acerca de una situación hablamos desde nuestra propia perspectiva (no tenemos otra) es decir, desde nuestra manera de entender los múltiples elementos que conforman la situación o problema que hay que resolver. 

Además hay que entender que las personas tendemos a estar mayoritariamente orientados a detalles, hechos, sentimientos junto con nuestra naturaleza más o menos optimista o pesimista de la vida. (Recordad que siempre en un grupo hay personas que destacan por su visión "catastrofista" o eufórica de una situación) 

Con este método de los seis sombreros se pretende "forzar" el análisis de una determinada situación (o problema) desde diferentes perspectivas.

¿Cuáles son esas seis perspectivas?

  1. Sombrero blanco; para pensar de manera más objetiva y neutral posible. Orientado a los hechos.
  2. Sombrero rojo: para expresar nuestros sentimientos, sin necesidad de justificación. Orientado a las sensaciones
  3. Sombrero negro: para ser críticos de una manera negativa y pensar por qué algo no podría salir bien. Orientado a los detalles
  4. Sombrero amarillo: al contrario que el sombrero negro, con este se intenta buscar los aspectos positivos sobre un determinado aspecto. Orientado a los detalles
  5. Sombrero verde: abre las posibilidades creativas y está íntimamente relacionado con su idea de pensamiento lateral o divergente. Orientado a las sensaciones
  6. Sombrero azul: controla el proceso de pensamiento. Orientado a los hechos.
En resumen cada sombrero ejerce un rol; detalle, hechos, emociones, creatividad y crítica (constructiva y destructiva) Pero, ¿cuál sería el orden más adecuado en proceso de pensamiento en un grupo de trabajo?

Empezaríamos de la siguiente manera:

  1. Control del proceso; sombrero azul. Las reglas de funcionamiento y los tiempos y objetivos claros desde el inicio; el facilitador podría ejercer este rol/sombrero.
  2. Descripción; sombrero blanco. Descripción de la situación, delimitación del alcance de la situación; qué es y qué no es el problema, ...
  3. Sensaciones; sombrero rojo. Expresar de manera libre lo que nos gusta o disgusta de la situación. Aquello que nos perturba, perjudica, ... 
  4. Enfoque; sombreros negro y amarillo. "Construcción" y "destrucción" de las propuestas de acción.
  5. Disrupción; sombrero verde. La creatividad en la formulación de la solución final
  6. Cierre; sombrero azul.
En fin, éste sería un proceso de pensamiento en grupo estructurado.


Un encuentro, una solución

13 de abril de 2015

Cómo "disparar" la atención del "alumno"


Es un asunto primordial cuando enfocamos una acción formativa, una actividad o dinámica de grupo de trabajo. No sólo captar su atención sino "dispararla"; es decir que el grupo vaya "in crescendo" con la atención y participación.

En primer lugar y ya planteados tanto los objetivos que se quieren conseguir como el tipo de "experiencia" que deseas hacer "vivir" a tus "alumnos" hay que pensar en cómo puedes captar su atención. Está claro que hay que saber que atrae, capta la atención y qué estímulos son los significativos. 

¿Cuáles son las reglas?
Combinar exposición y explicación con participación, acción (o juego según sea la "personalidad" del grupo)y descubrimiento.

A continuación enumero una serie de "disparadores" de la atención. (basado en los 8 placeres de Marc LeBlanc)
  • El desafío o reto
  • El movimiento
  • Los obstáculos
  • La imaginación
  • La expresión
  • El descubrimiento
  • La socialización
  • La narración
El desafío o reto.
Es interesante plantear el inicio de la acción formativa con un reto, desafío o situación-problema en el que tenga que pensar, reflexionar, estudiar, buscar información, organizarla, analizarla, ... Que les estimule plantearse cuestiones y quieran respuestas.

El movimiento
Si la acción formativa lo permite combina el desafío con la necesidad de buscar cosas, moverse; por ejemplo se puede incluir alguna actividad "outdoor" 

Los obstáculos 
Las restricciones, la escasez fomenta la creatividad. Que no lo tengan todo siempre fácil. Que no se acomoden a esperar la receta explicativa del formador.

La imaginación.
Estimula la atención con la imaginación. Que se atrevan a decir "qué pasaría si ..." o por qué no ...  •

La expresión
Permite a los asistentes que se expresen y sobretodo que lo hagan de manera gráfica

El descubrimiento 
Volviendo a no poner las cosas demasiado fáciles o cómodas. Que exploren y encuetren sus propias soluciones; les refuerza su aprendizaje.

La socialización
Y que todo lo que hayan descubierto de manera individual lo compartan y de la colaboración o colectivización surja más conocimiento o refuerce el que hayan obtenido. La acción formativa debe tener una continuidad a través de comunidades de aprendizaje; por ejemplo,

La narración
Que expresen por escrito lo que han aprendido. Por ejemplo, la creación de un guión gráfico ("story board") que permita documentar lo aprendido a modo de lección aprendida. Y que además ésta "historia" sea también contada a otros ("story telling")


Un encuentro, una solución