Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 de noviembre de 2007

¿Una buena práctica?


Recientemente, he leído en Dossier Econòmic de Catalunya una iniciativa promovida por la cámara de Terrassa acerca de un manual para la mejora de la gestión del directivo en entornos de empresas pequeñas.
La verdad es que aparte de mucho sentido común se puede aplicar a cualquier organización independientemente de su tamaño y finalidad.

La base se centra en la gestión de equipos y personas y la resumen en estos 11 prácticas
  • Motivar a la plantilla ... para atraer clientes. Ya se sabe, sin clientes no hay resultados. Todos tenemos que ser "vendedores"
  • Fidelizar el talento (ya era raro que no saliera la palabra de moda). Por mi parte, una obviedad. Escoge a los mejores y cuídalos.
  • Gestiona el rendimiento de los empleados. Destaca, reconoce las fortalezas y buenas actuaciones y procura reforzar las áreas más débiles de la actividad.
  • Define misión y valores. Aclara el hacia donde vamos y porqué además de resaltar aquellos comportamientos que la organización quiere mantener. Por cierto, predica entonces con el ejemplo.
  • Desarrollar el liderazgo. Sobretodo decidir con qué tipo de líderes se quiere contar.
  • Detectar fortalezas. Crecer, claro está pero en aquello en que destacamos.
  • Distribuir competencias. No todo el mundo tiene que saber o hacer de todo. Define los perfiles clave. Por cierto, ocúpate que todas las personas sean conscientes para que sirven en la organización.
  • Implantar la cultura de empresa. Es un tópico pero es cierto. Cada empresa tiene su manera de entender las relaciones con su entorno (cliente, proveedor, mercado, productos, competencia, accionistas, empleados, ...) Tan sólo hay que saberlo definir, comunicar y como se dijo anteriormente, actua de esa manera. De lo contrario se cae en la estupidez o en la hipocresía.
  • Proximidad con el entorno (cliente, proveedor, accionista, empleado, ...) Colabora con ellos. Extrae beneficio de la relación. Apórtales también beneficio. A todos.
  • Gestiona el clima de trabajo. Pasa del "buen rollo" a la creación de un clima de cooperación y colaboración con una finalidad clara. Ganar y ganar.

En fin, como manual o guía de actuación no está nada mal. El problema es saberlo conjugar con el día a día que seguramente absorbe y mucho. Pero, me pregunto que si no tenemos tiempo para reflexionar acerca de qué, cómo y donde queremos tener la organización me temo que se irá desapareciendo.