Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 de febrero de 2009

¡Entusiasmo!


"Al mal tiempo, buena cara" o "en tiempos de cambio, de contastantes cambios ... " y frases parecidas a éstas han estado presentes en muchas de nuestras conversaciones, en conferencias, acciones formativas a las que hemos asistido, etc,etc.

Pero, señores, ahora ya tenemos la "crisis" encima y¿ cómo estamos reaccionando? ¿Estamos cambiando?, ¿Somos flexibles y mostramos nuestra capacidad de adaptación?

Me temo que no. Sólo estamos poniéndo la cabeza en el agujero; No nos movemos, no actuamos, retrasamos acciones formativas o las cancelamos; postponemos planes de acción y desarrollo. Decimos que ahora no es el momento, ... ¿y cuando lo será?

Es cierto que las palabras acerca del cambio (del cambio continuo) eran ciertas. Salíamos de los eventos, seminarios, workshops, ... diciéndonos que sí, que teníamos que cambiar, que lo importnate es ...

¡Nada!, ¡no hacemos nada! Ahora estamos en un momento de "A la parálisis por el análisis" Sólo hablamos, crtiticamos pero seguimos aplicando el mismo modelo de trabajo. No reaccionamos, no nos movemos.

La semana pasada tuve la gran ocasión de reunirme con empresarios de Navarra y los consultores de Crecento La primera intervención (a cargo de Sergio Lujambio) fue directa a la línea de flotación. Se nos acabó el entusiamo. Y cuánta razón tenía.

No veo entusiasmo ni en el gobierno, ni en la oposición, ni en la Banca (no, esos a lo mejor sí están entusiasmados), ni los Sindicatos, ni los empresarios, ni los departamentos de RR.HH, ...

Creo que es lo que nos falta. Pero, ¿no me habían repetido hasta la saciedad los consultores gurús que la crisis era o es una oportunidad? Si lo es, ¿qué estamos haciendo?

Recordad esta frase; es de mis favoritas
"Si hacemos lo que siempre hemos hecho, no llegaremos más allá...
de donde siempre hemos llegado"

Me la ha recordado hoy mismo una seguidora de este blog y tiene razón. ¿Por qué no cambiamos y nos "aprovechamos" de la crisis?

7 comentarios :

  1. Anónimo5:43 p. m.

    Las crisis nos deberían servir para recapacitar, aprender y salir reforzados; y muchas veces es la única forma con la que conseguimos un cambio.
    ¡Ánimo a todos y como dice Adriapolis, mucho entusiasmo!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. En estos tiempos de crisis no te preguntes que puede hacer tu empresa por ti. Preguntate que puedes hacer tu por tu empresa .
    ( aplicable a otros sectores profesionales, politicos y personales )

    de que me suena a mi esta frase ?

    ResponderEliminar
  4. Creo que algo de falta de proactividad hay en la actitud reinante ante la crisis. Es decir, en lugar de reaccionar ante un entorno negativo a la defensiva para proteger las posiciones accionar directamente sobre nuestras estrategias para, adaptándonos al entorno, identificar oportunidades en lugar de sólo ver amenazas. Todo depende del cristal con qué se mire.

    ResponderEliminar
  5. Hola Agustí
    despues de leer tu comentario, muy acertado , tengo una pregunta : ¿ pero se nos enseña realmente ha sacar partido de las adversidades ? Yo creo que no. Lo que comentas creo que es mas una cuestion en relacion al caracter de la persona ( a nivel individual )que no de grupo.
    Claro que deberian aprovecharse estas circunstancias para actuar en beneficio de la sociedad !! Pero el marketing del miedo actua. Y cuando hay miedo social, cuesta mucho dar un primer paso para que todos te sigan
    Lo dicho Agustí, tu comentario me ha parecido muy acertado

    ResponderEliminar
  6. Por alusiones...Gracias Garth por tanto cumplido!

    Efectivamente eso empieza por la persona y yo estoy convencido que no se trabaja como se debería desde la escuela y desde las familias. Nos faltan conocmientos (a padres y profesores) sobre de qué manera la educación debería tratar el reconocimiento y gestión de las emociones, las actitudes y responsabilidades ante esto tan difícil que es el oficio de vivir. Luego ya da igual si hablamos de cómo nos relacionamos con el tendero, la pareja o el subordinado... Y otra idea que me ronda continuamente ahora es que estamos demasiado pendientes de que el entorno por fin cambie y nos saque de esto. Y es justo al revés...

    ResponderEliminar