Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

21 de agosto de 2009

¡No desmotivemos a nuestros empleados!

Es lo que suelo decir a los directivos cuando hablamos de motivación. Lo importante no es tanto las charlas para motivar al equipo como hace unas semana me sugirió un responsable de RR.HH para su empresa.


Le dije que lo importante era que no les desmotivara en su día a día. Me entendió (o supuestamente me supe explicar) pero me preguntó cómo se hacía.


Y de esta manera emprezó una animada charla acerca de la motivación.


Podemos afirmar que la motivación (se ha escrito mucho) es uno de los principales factores que inciden en el nivel de desempeño y compromiso de los colaboradores de cualquier organización. Un equipo de trabajo en el que sus miembros están motivados trabaja exitosamente.


Constantemente nos preocupamos acerca de la motivación en el trabajo y suelen requerir formación específica. Por supuesto hay formación específica pero entiendo que es mucho más efectivo organizar charlas con los empleados y preguntrarles que es lo que les motiva.


Personalmente lo he implantado y sinceramente da buenos resultados. Lo curioso es que las personas dicen lo que les motiva. Tan sólo hay que escucharlas.


A continuación os presento un ejemplo de los 5 elementos que -según muchos empleados- más motiva.Son los siguientes:


  • La relación con el jefe.

  • La asunción de retos profesionales

  • Una retribución coherente con su contribución

  • Oportunidades de desarrollo profesional.

  • Formación contínua


¿Qué os parece? Podríamos repetir miles de veces esta experiencia y seguramente dirían lo mismo. Tan sólo hay que ponerse manos a la obra y en cada punto desarrollar planes de acción.


En cuanto al primer punto, la relación con el jefe se deben facilitar momentos en donde empleados y el jefe puedan debatir abiertamente acerca de su estilo de liderazgo. Mi experiencia es que dichas reuniones al inicio deben ser moderadas por alguien de RR.HH. para ayudar a diagnosticar el ambiente de trabajo en el equipo y a definir qué acciones se compromenten (tanto jefe como empleados) para ejecutarlas.


Este pequeño diagnóstico y consiguiente plan de acción puede trabajar los siguientes elementos:


Visión (del jefe y de los colaboradores), Relaciones (personales/profesionales entre el equipo y con otros departamentos), Equipo (trabajo en colaboración dentro del equipo, participación, ...) Resultados (eficiencia organizativa y eficacia directiva), Comunicación (estilos de comunicación dentro del equipo, claridad, transparencia,...) Liderazgo (maneras de liderar y dirigir al equipo) y Desarrollo (maneras de promover el desarrollo profesional en los miembros del equipo)


Recomiendo que dichas reuniones se realicen una cada año y se disponga de tiempo suficiente para llevar a cabo un seguimiento de las acciones acordadas. Debe repercutir tanto en la buena marcha del equipo (resultados) como en las relaciones y la motivación hacia el trabajo.