Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

30 de octubre de 2009

Tim Bildin



¿Conocéis a este intrépido aventurero?. Es famoso, muy famoso. Todo el mundo lo quiere conocer, todo el mundo quiere emular sus gestas, pero ... porqué. Conozcamos un poco a Tim.

Como os decía Tim Bildin era (o sigue siendo) un gran aventurero. Apasionado, entusiasta, optimista, conocedor de cómo son y actúan las personas en diferentes entornos.

Cuando afronta un viaje (de los muchos que hizo) siempre se aseguraba de encontrar allá donde fuera a los mejores compañeros de viaje. Buscaba, en la gente aquello que eran capaces de dar, de ofrecer y se aseguraba que no tuvieran miedo a dos cosas; la tensión/presión y al fracaso.

Siempre observaba a la gente, sus comportamientos y exigía que se reflexionara y tomara conciencia de lo que se tenía que hacer para iniciar un viaje. Los mejores con la mejor actitud, repetía constantemente. Una vez reclutados los reunía bajo un mismo techo y entorno a una buena mesa (el yantar es muy importante)

-"Hablemos abiertamente, sin tapujos" solía decir a sus compañeros de viaje. La audiencia le miraba y asentía.
- "De qué tenemos que hablar", comentaban
- "De un gran viaje, de un viaje muy importante" decía Tim mirándoles a los ojos
- ¿Viaje?, ¿a dónde? replicaban no sin cierta preocupación.
- !Márcalo tú!, ¿Dónde queréis ir? contestaba inmediatamente Tim
- Pues, ... mmmm no lo sabemos. Depende, no sé, buff es difícil ahora decírtelo" (se agolpaban a dar sus respuestas.

Tim siempre sugería las cosas. Nunca afirmaba de manera categórica, tan sólo proponía. Y en ese caso comentó:
-"!A Samarkanda!"
- ¿Samarkanda?, Noooo. Muy lejos. No estamos preparados decían unos. Otros comentaban entre ellos con cara atónita que dónde estaba Samarkanda, o qué se nos había perdido en Samarkanda, ...

Tim con cierta sorna comentaba:
-"Muchas preguntas me hacéis. Vayamos por partes. ¿Dónde está Samarkanda?, pues aquí tienes un mapa. ¿Está lejos Samarkanda?, por supuesto. Y si vamos andando aún más. El placer no está en el destino sino en el tránsito hacia él.

Y seguía ... ¿Qué hay en Samarkanda? Pues una flor, una flor llamada Ventaja
Sólo tenemos que ir a Samarkanda a coger la flor y volver.

Poco a poco las respuestas de Tim fueron convenciendo y atrayendo a todos. Cada vez más la idea de ir a buscarla era más atractiva. Iba provocando ilusión, deseo, entusiasmo, ... y así les dejo un buen rato hablando apasionadamente de qué hacer, cómo llegar, qué llevar preparado, ...
Les observaba. Sus caras eran de felicidad y seguridad.

- Señoras, señores! por favor, un poco de atención. Comentó Tim golpenado con su puño la mesa.
- Es un viaje no exento de peligros. con muchos riesgos. Es una empresa difícil de conseguir, compleja, complicada, ...

De repente el grupo se calló, le miraron y respondieron:
- Los peligros, los riesgos, las dificultades, las complicaciones, los imprevistos estarán siempre ahí. Tan sólo hay que afrontarlas.

Por supuesto, Tim ya conocía la respuesta de su equipo. Se les veía en los ojos, en sus gestos, movimientos, palabras, ... ahora tan sólo tenía que preguntar ... ¿qué necesitáis para conseguirlo?