Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 de noviembre de 2009

¿Me harás un informe?


Suele ser un comentario muy extendido cuando acabas la acción formativa.

Mi respuesta siempre es la misma:
- "¡Por supuesto!"

Y pienso siempre ... ¿para qué lo querrán?, ¿por qué lo quieren? y sobretodo, por qué tanta insistencia, ...

Un informe de evaluación del curso. Siempre me hago un poco el tonto y les comento que les haremos un resumen acerca de la satisfacción general del curso. Si utilizas el modelo de la fundación tripartita suele darte una idea general de cómo ha ido el curso. Lo digo porque muchos suelen decir,...
- " ¡no, eso no!" Me refiero a un informe detallado de los asistentes y sobretodo me gustaría que en el apartado de absorciones incluyeras ... " bla, bla, bla, ... " (obviamente no entro en los detalles)

Mi reflexión es para qué quieres el informe.
En algunos casos es para que internamente decir lo que quieres decir pero en boca de un externo; es decir, el formador.

En otras ocasiones te piden que además de hacer la formación (y que según en qué casos el coste sea muy, muy "low") les hagas un "mini assessment" Total! por el precio de uno intento conseguir dos!

En definitiva, el informe de evaluación de la acción formativa es necesario (personalmente lo incluyo como un valor añadido que intento que tenga conexión con la eficacia de la acción y la detección de nuevas necesidades) y útil pero no lo debemos confundir para que se realicen comentarios acerca del potencial o no de los asistentes. O que se le quiera evaluar si su comportamiento es el adecuado.

Cada informe con su objetivo. ¿No creéis?