Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

19 de enero de 2010

¿Formación y resultados?

Extraña combinación, ¿verdad?
Según la opinión de muchas personas que por cierto no comparto es que no es posible. Ante tal aseveración categórica siempre pongo cara de asombro, estupefacción y como no, sorpresa. Siempre lo hago así para que m interlocutor se percate y me alumbre con sus argumentos de peso.

Efectivamente, me alumbran.Ya empiezan sus discurso matizando lo anteriormente dicho. Ya no es toda la formación sino que alguna. Descartan la formación en ofimática, producto, proceso/procedimientos de trabajo, idiomas, aplicaciones informáticas específicas, ...

Pero me siguen dejando asombrado.
Entonces pregunto de nuevo. "¿Y cuál es la formación que no obtiene resultados?" Me contestan rápidamente: "la que hace referencia a liderar, hacer equipo, ..." Vamos aquellas que hacen referencia a la habilidades (soft skills para los más "in" de mi audiencia)

El tema me interesa y sigo preguntando. "Y, por qué no veis que con esta formación no se alcancen resultados?" La respuesta es fácil y al unísono. "No se ven progresos", "No vemos avance, tan sólo hablan que se lo han pasado muy bien pero ..."

Mi respuesta no se hace esperar."¡Perfecto!" Entonces el problema no es la formación en si misma sino que no sabemos porqué la damos ni para qué la damos. ¿O sí? Es decir, -sigo con mi discurso argumental- necesitamos saber qué queremos obtener con determinada formación.

Asienten pero enseguida me saltan a la yugular."Pero eso es imposible!","No podemos medirlo""Por lo tanto ..."

En resumen,¿tenemos indicadores robustos suficientes para medir la eficacia de la formación en habilidades?, ¿podemos demostrar con datos que determinada formación contribuye a conseguir resultados?

Esa es a mi modo de ver las cosas la batalla de RR.HH. en cuanto a la actividad de formación y desarrollo profesional. ¿cómo lo veis?

Un encuentro, una solución

2 comentarios :

  1. Admitámoslo. Los de RRHH, por lo general, son muy "flojitos" manejando datos. El dato es dato y no admite interpretación y eso no gusta. Lo bueno son las políticas, que se pueden reinterpretar eternamente en función de los intereses del momento.
    Y claro, ya decía Drucker que lo que no se mide no se puede mejorar. A ver si va a ser eso lo que pasa en RRHH... :-D
    Por otra parte, se puede medir el resultado de cualquier cosa, incluida formación, pero primero hay que saber qué objetivo se persigue (además del de "dar formación", que suele ser el único que realmente se ha identificado).
    El día que RRHH entienda el valor de un cuadro de mando bien hecho, habremos dado el primer paso en la dirección correcta.

    ResponderEliminar
  2. Correcto!
    Los cuadros de mando no son nuestra especialidad. (Por supuesto, estoy generalizando)

    Cuesta mucho ponerse a establecer indicadores pero cualquier actividad es susceptible de ser medida.

    En fin, gracias por tu visita, comentario y twuiteo
    Saludos

    ResponderEliminar