Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

11 de enero de 2010

¡Hazme un plan!


Así de sencillo, así de directo.

Un cliente se dirige a un “consultor” de formación y le realiza el siguiente encargo:

  • Cliente :“Hola, tú que sabes de esto, necesito que me hagas un plan, un plan de formación. Que sea completo, ¿vale?”

  • Consultor: ”Me parece estupendo; una muy buena idea.”

    Y dicho esto se produce un silencio un tanto tenso.El consultor no “aguanta” la tensión del silencio y comenta:


  • Consultor:“ Por cierto, cuales son los objetivos de este plan de formación.” Necesitamos tener claros los objetivos que queremos conseguir con el plan.
El empresario se queda mirando al consultor y le dice:

  • Cliente: “No ha quedado claro el objetivo?” "Quiero tener un plan de Formación para mi empresa.” (con cierto tono entre amenazante y airado)
  • Consultor: “Por supuesto! Ha quedado clara la finalidad pero no sé que quiere conseguir con la formación.

A eso le espeta el empresario:

  • Cliente: “Eso lo tienes que saber tú! Que para eso eres el consultor”

El consultor con sorpresa y prudencia opta por retirarse y le dice que en breve tendrá una propuesta. Dispone de relativamente poca información. No sabe por qué quieren un plan, ni para qué lo quieren, ni a quién se tiene que dirigir la formación, ni tampoco de cuánto dinero se dispone, ni cuando lo quiere hacer, … ¿qué se puede hacer?

Está claro que hacer un plan de formación teórico que se base en presupuestos básicos en cuanto a contenidos (ofimática, idiomas, habilidades, conocimiento de producto/proceso/tecnología, …), áreas o funciones básicas de cualquier empresa, colectivos de la empresa (recordad lo de “Aztecas”, “Mayas” e “Incas”) y, por supuesto dividir el año en cuatrimestre para su posterior “calendarización”

Y cómo acabó el encargo. Al cliente le encantó. El enfoque según sus palabras fue el acertado y ahora tan sólo hay que elegir que cursillos hay que “dar”. Del presupuesto ... se tendrá que pasar por formación bonificada lo que llegue, ¡claro está!

Esta es una situación cotidiana a la que nos enfrentamos. Después -eso sí- discutimos los profesionales de los RR.HH acerca de la gestión del talento y de la aportación estratégica de la función de personal/capital humano/... en las organizaciones y de cuatro cosas más pero me temo que muchas empresas tienen otra percepción; distinta, más cercana al carácter instrumental de la formación. Y de ahí no se mueven. ¿Los movemos?


Nota: Lo referente a "Aztecas", "Mayas" e "Incas" es la nueva clasificación profesional. ¿la conocéis?