Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 de abril de 2010

Flujos de trabajo


¿Conoces tus objetivos?, ¿conoces tu actividad?, ¿conoces el contenido de tu puesto de trabajo?

Te propongo que sigas este sencillo flujo de trabajo para asegurarte que quieres conseguir tus objetivos.

Empecemos por la parte sencilla.
¿Conoces tus objetivos? Si no los conoces lo primero que debes hacer entonces es definirlos de manera operativa. Correcto!, pero ... ¿cómo?. Mmmm, pues empieza pensando -utiliza los mapas mentales- qué quieres conseguir, qué deseas obtener, ...

Si los conoces ... bien! pero la siguiente pregunta es: ¿Está definido de manera operativa?; es decir, sé qué tengo que conseguir, cuando lo tengo que obtener y para qué lo tengo que hacer? Si es así, de acuerdo, sigue adelante.

Perfecto! Si conoces los objetivos, y los tienes definidos de forma operativa; es decir, de manera concisa, precisa y concreta, entonces tendremos que enumerar, listar todas las actividades que se requieren ejecutar para asegurar el resultado. Aquí empieza a tener un papel importante el ser eficaz. Saber lo que hay que hacer.

Si no eres capaz de definirlas entonces recomiendo de nuevo que apliques la técnica de los mapas mentales, la tormenta de ideas o bien ... no te compliques y haz una lista de tareas. Y pim, pam (perdón por la "broma")

Una vez la tienes, ordénala. El orden es una secuencia temporal. (ya sabes, primero una, después la otra y así sucesivamente)

Bien, bien. Estamos casi a mitad de camino. Ahora la siguiente pregunta. ¿conoces la carga de trabajo que significa ejecutar esa lista de actividades? No vale que respondáis depende; ya lo sé que depende.

Si no la conoces, no pasa nada. Tendrás que calcularla. Y, ¿cómo? Fácil pero complejo. Por cada actividad necesito saber cuál es la unidad de medida, el volumen previsto y aplicar un tiempo estimado. Al principio es estimado y cada vez será menos estimado y más real. Pruébalo. (Prohibido decir depende)

Un alto en el camino para resumir. Ya tengo mis objetivos, definidos de manera operativa, con un listado secuencial de actividades y una carga de trabajo aproximada. ¿Estamos de acuerdo?

Pues poco más nos queda para asegurarnos el éxito. Ahora hay que tener en cuenta qué quien gestiona la actividad que no el tiempo somos nosotros mismo. Y además hay que tener en cuenta que siempre hay imprevistos, ladrones del tiempo, interrupciones, ... pero también puedo ejercer mi influencia para minimizarlos (y digo bien, minimizarlos)

Tan sólo necesitamos más determinación, seguridad en lo que hacemos, perspectiva y control.
Así de fácil, así de complejo.




Un encuentro, una solución