Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

25 de mayo de 2010

Enfoque infantil

Así de simple, así de directo. La formación vivencial tiene un enfoque infantil. Así me lo comentaron en una empresa.
Evidentemente puse cara de sorpresa, de intriga y requerí que me expusieran sus motivos por los cuales el enfoque del aprendizaje vivencial, experiencial era una cosa de niños.

Su respuesta fue todavía mucho más rápida y directa. "No somos niños. Aquí se viene a trabajar, a producir y no a jugar cono hacen los niños, ..." Aquí la conversación derivó a que el problema de la falta de mano de obra cualificada era que en el colegio y en la Universidad estaban siempre jugando, ...

Interesante manera de ver las cosas. No digo que no exista el llamado fenómeno del "Day Off" en la formación de adultos. Tampoco negaré que a veces cuando preparas algunas actividad de formación y aplicas determinadas dinámicas de grupo hay adultos que se creen que están jugando pero sin verle aplicación alguna a su realidad diaria; es decir, juegan sin reflexionar.

Ésa es la cuestión. Es un juego pero con guía (para eso está el facilitador/formador) y una reflexión. Por ahí enfoqué mi discurso para rebatir los argumentos de mi cliente.

Pôr este motivo preparamos a conciencia la formación. La adaptamos conociendo previamente la necesidad original (real) de la formación y la propia empresa; su manera de ser, de actuar, sus problemas, sus maneras de hablar, de colaborar, ...

A continuación preparamos tanto el contenido como la metodología y la manera más rápida y adecuada para transferir lo aprendido a la realidad laboral del asistente. Es tan importante la introducción como las conclusiones de las formaciones que imparto.

En fin, que de momento el cliente se lo pensará pero sigue estando en una posición que difícilmente se va a mover. Cree (ejemplo de creencia limitadora) que la formación en habilidades es pueril, es un juego para divertirse y premiar al empleado por su esfuerzo y dedicación. Destaco en este momento dos cosas:

Primero:le saqué al fin algún beneficio a la formación ya que al inicio de nuestra conversación manifestaba que no los había)
Segundo: le destaqué que si no era mejor que premiara el resultado y en segundo lugar el esfuerzo y dedicación.

En definitiva que una de las dificultades que estoy encontrando en la venta de la formación en habilidades es la creencia de muchos directores, empresarios, ... que no sirve, (según ellos no es operativa) es infantil (infantil significa en este contexto que se utilizan juegos, dinámicas, actividades al aire libre, ... que se experimenta) y que no se ven los resultados a corto plazo.

Y me pregunto: ¿ser infantil es algo despectivo, inadecuado? ¿jugar, experimentar con algo nuevo es contraproducente?, ¿participar y reflexionar es algo utópico? ¿Se puede aprender jugando?

Posiblemente, no si y solamente si se tiene una concepción limitada de la capacidad que tiene el ser humano de aprender.


Por cierto, mirad este video


Un encuentro, una solución