Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

11 de julio de 2010

Unas botas de fútbol

Hace unos días fui con mi hijo Pol a comprar unas botas de futbol para la siguiente temporada (2010-2011) y mi sorpresa fue la siguiente:

Salimos de la tienda y mi hijo -que al final no se compró las botas- me dijo que estaba satisfecho por la manera que el vendedor le había tratado. Me dijo "Es un buen vendedor"

Me sorprendió y le pregunté porqué.

El contestó: "Te informa del producto, sus características técnicas, me enseñó el catálogo, me dio precios, preguntaba por lo que sentía al probarme las botas, me informaba de las novedades y sus ventajas, que estaba pendiente de mi, no sentía que me presionara por adquirir sus botas, me dio consejos, ...

Es curioso pero a veces si preguntamos a los clientes que es ser un buen vendedor y por qué lo crees se aprende. Es tan sólo una anécdota pero aunque no salió mi hijo con las botas (quería un determinado producto que todavía no había llegado) si que lo hizo con cara de satisfacción.

No sólo me comentó que era un buen vendedor sino que le gustaba la tienda (catálogo de productos, servicio y preocupación por el cliente, ...) y que se compararía las botas de fútbol allí. Es el tercer año que repite tienda para comprar sus correspondientes botas y demás complementos deportivos.

Si éste es el comportamiento de un cliente que todavía es joven, imaginemos cómo actuará cuando tenga poder adquisitivo. Este tipo de clientes es el que hay que crear a través de la relación comercial. Exigente pero paciente. Quiere producto (botas de fútbol Nike, Adidas, Umbro, .. hay en todas las tiendas) pero también Información, Servicio, Calidad, Atención, Capacidad de elección, ...

No en todas las tiendas vimos este tipo de comportamiento y actitud. Doy fe de ello. Y después hay todavía gente que manifiesta que no vende. Se cree que porque entro en la tienda voy a comprar.


Un encuentro, una solución