Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

30 de octubre de 2010

Autoconocimiento: ¿nos conocemos realmente?

Es una duda que siempre me aparece. ¿Realmente nos conocemos a nosotros mismos?
Y cuando digo conocernos sólo me estoy refiriendo a si conocemos cuáles son nuestras competencias profesionales. O cuáles son las que consideramos que somos fuertes, destacamos por nuestra fortaleza.

Os lo comento porque cuando hablo de competencias siempre hago una ronda con los asistentes a la formación y les pido que por favor destaquen dos o tres comportamientos, habilidades, destrezas en los cuales creen que destacan.

Las respuestas son siempre interesantes y curiosas. Por ejemplo, se suelen destacar las siguientes: Responsabilidad, Planificación, Discreción, Competitividad, Resolutivo, Prudencia, ... y siempre (o casi siempre) me parecen palabras "biensonantes", amplias, vagas, poco precisas, ...

Como es la primera ronda al inicio de la acción formativa no me preocupa mucho pero cuando acabamos el curso acerca de la Gestión por Competencias les vuelvo a indicar que destaquen dos o tres competencias en las que se consideran fuertes. Volvemos a repetir las mismas palabras y con la misma vaguedad o imprecisión. Curioso! No reflexionamos acerca de lo que destacamos profesionalmente. Y también me parece preocupante.

Al inquirirles los motivos por los cuales siempre utilizamos términos amplios y "políticamente correctos" me comentan que como no los valoran (a ellos) entonces ellos mismos no se valoran. Curiosa respuesta. Pienso que les "obligo a salir de su zona de comfort y les comento que hay cierta comodidad en esa actitud. 

No reflexionamos acerca de qué hacemos bien y por qué lo sabemos hacer bien. A veces y es mi opinión decimos cosas que nos gustaría ser; por ejemplo: innovación, resolutivo (por resolución de problemas) aunque no sepamos por ejemplo métodos para la mejora constante, técnicas de análisis de problemas y solución de problemas, ...

En definitiva que creemos que somos de una manera (la que nos gustaría ser) e ideamos cosas a partir de esa situación. Cuando alguien nos indica cómo somos siempre la "rechazamos", decimos que es subjetivo (como si una evaluación fuera objetiva) pero no reflexionamos acerca de los motivos por los cuales somos así. 

¡Ah!, por cierto, además siempre decimos que es que no podemos cambiar (o que es muy difícil) o que las cosas son así. O también decimos que no nos motivan. ¿A ti te tienen que motivar?


Un encuentro, una solución