Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

12 de octubre de 2010

El nombre de la función de ¿RR.HH.?


Hace tiempo publiqué "¿Personal o Recursos Humanos?" para hablar de la diferencia o no de la denominación de la función de dirigir personas en las organizaciones.

Interesante, muy interesante el hecho que reinventemos el nombre de dicha función. Me he propuesto introducirme en el coleccionismo. 

De hecho, lo soy de mapas de metro pero ahora lo voy a ampliar a denominaciones de la función de Personal

Tenemos las conocidas como por ejemplo Personal (visión tradicional o clásica), Recursos Humanos o Human Resources (léase Jiuman Resoursis), Capital Humano/Human Capital, Factor Humano (ésta parece el título de una peli, ¿no?, Personas, Personas y Valores (ésta no está mal, le da un cierto toque de sensibilidad; ¿os imagináis que el Director de Personas y Valores te echa de la empresa?), HRBP (ésta me mola mucho más, le da un toque más de relación cliente interno-proveedor), Talento/Talent (por supuesto "manechmen"), Procesos y Personas (ésta denominación pretende además abarcar la organización; no está nada mal, ...

En fin, es curioso que intentemos cambiar la denominación a la función aportando argumentos curiosos pero el enfoque es el mismo o prácticamente el mismo: administramos a las personas/recursos con un relativo poco peso específico de dicha función en los órganos de dirección de un empresa.

Y me pregunto, ¿por qué?
Seguramente no sabré todos los motivos y los que apunto no serán del todo acertados en las diferentes situaciones en la que existe dicha función, pero intuyo los siguientes:

  • Escaso conocimiento del negocio, su funcionamiento.
  • Lenguaje alejado de la realidad del resto de directores de línea. 
  • Formación académica no orientada a la administración, gestión o dirección de una empresa.
  • Excesivo peso específico de profesionales de humanidades (pedagogía, psicología, sociología)en los departamentos de Personal en detrimento de profesionales de Marketing, Ingeniería, Económicas, ...
  • Poco interés o simple desconocimiento en el manejo de métricas que ayuden a gestionar el "capital"
  • Afán, interés desmesurado por hablar, hablar y hablar de intangibles. Abundancia de palabras bonitas que gustan pero que muchas veces no nos sirven. O nos es difícil hacerlas operativas para el resto de personas.
  • Las TIC Tecnologías de la información y la comunicación están poco presentes en la gestión de las personas desde los departamentos de Recursos Humanos/Personas/Personal/Talento/Capital Humano/Factor Humano,...
  • Y, desde mi punto de vista, falta autocrítica y excesivo entretenimiento en discusiones áridas de la función. (Podríamos decir que poco prácticos)

En fin, es tan sólo un punto crítico a una función realmente de peso en cualquier organización pero que debemos asumir. Nos dedicamos (y hablo en general) a mover papel, a decir lo importante que es la cultura organizativa, del liderazgo (ahora el 2.0) a entretenernos a hablar de los valores y de la importancia de la felicidad y el talento. 


Somos lo que hacemos y no lo que decimos y me temo que decimos mucho y hacemos poco. Es mi sentir cuando me reúno con colegas de profesión y discutimos o hablamos sin escuchar lo que dicen el resto de funciones de nosotros.



Un encuentro, una solución