Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 de enero de 2012

Preguntas inteligentes



“Es preferible conocer algunas preguntas que todas las respuestas.”  James Thurber 



Hace tiempo me comentó un profesor que si quería lograr resultados con el apoyo de los demás que debería hacer, qué debería utilizar. ¿Afirmaciones o Preguntas? El mismo me respondió:  "Utiliza siempre preguntas inteligentes."

En general no nos gusta preguntar, ni escuchar; tan sólo hablar, hablar y ser escuchados pero necesitamos hacer todo lo contrario; preguntar, preguntar para conocer, saber, persuadir, convencer,...

¿Cuántas veces en las organizaciones preguntamos? O cuando preguntamos,  ¿lo hacemos de manera inteligente? Preguntamos a nuestro empleados, proveedores, clientes, jefes, accionistas, ... ¿Qué opina acerca de ...?, ¿cómo se reacciona?

Pensemos en las preguntas inteligentes. Hace unos días en una escuela de primaria asistí a una interesante actividad. La maestra pedía a sus alumnos de primero de primaria que prepararan (en primer lugar, de manera individual y a continuación, en pequeño grupo) tres posibles preguntas que -si tuvieran la oportunidad- le quisieran hacer a los Reyes Magos. 

La maestra se mantenía en la posición que a través de las preguntas se podía estimar el potencial de crecimiento personal del alumno y su capacidad de trabajar en grupo. Me habló de buscar que el alumno realizara preguntas inteligentes.



Pero, ¿qué son las preguntas inteligentes y para qué nos sirven?
Son inteligentes porqué buscan conseguir resultados; por lo tanto antes se han fijado un objetivo/finalidad; tienen un motivo y una finalidad.

Nos sirven para persuadir, obtener información, sembrar tus propias ideas, aclarar el pensamiento, motivar, resolver un problema, lograr colaboración, reducir errores, superar objeciones, .. Recordad el Qué, Cuándo, Dónde, Quién, Cuánto, Cómo, Para qué, ...

Para aprender a usar la fuerza de las preguntas inteligentes, tenemos que prepararnos y ejercitar mucho.  Cada vez que pensemos en realizar una afirmación, primero piensa si no sería mejor realizar una pregunta; el objetivo, involucrar a nuestro interlocutor. 

Aunque y como se dice en el cuento, la única pregunta que deberemos evitar siempre es: ¿Por qué?


Un encuentro, una solución