Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

13 de enero de 2012

Refuerzo, novedad o desarrollo


Suele pasar. No queda claro, a veces, cuando impartimos la formación si lo que se desea es un refuerzo de lo ya aprendido hace tiempo, o si los contenidos y formato de actividad es nueva o bien significa un desarrollo de determinadas habilidades. Es un fallo no dejarlo claro en el momento de cerrar la acción formativa con tu cliente.

Digo que nos suele pasar cuando existe una dispersión entre el cliente, el proveedor y el intermediario. Parece mentira pero este trinomio no suele funcionar todo lo bien que ne la teoría te lo presentan. 

El intermediario, el comercial de formación (también se suele apodar consultor de formación) tiene la clave; es decir, el cliente. Consigue la visita rápida y lo que desea (en la mayoría de las veces) es que el cliente firme en la línea de puntos, le encargue una acción (o muchas) formativa con muchas horas y muchos asistentes. 

Pôr lo general, dice a todo sí y después busca al proveedor que tenga más a mano, le pueda hacer llegar una propuesta interesante y a un precio que no le rompa el esquema que más o menos se ha establecido o casi casi acordado con el cliente. Hasta aquí nada que decir; es más me apunto pero ...

Ahora vienen los "peros"
No siempre pero no se afina mucho en los requerimientos específicos de la acción formativa. No se recoge toda la información relevante para adecuar la acción, las dinámicas, ... 

Y por supuesto no se conocen los antecedentes. ¿Consecuencia? el formador -aparte de tener una sensación de "paracaidista" no sabe si con la acción se tiene que reforzar alguna area en concreto, o bien el programa es una novedad a destacar o bien se desea desarrollar aspectos de las competencias o habilidades a formar.

Tres situaciones diferentes que condicionan mucho el enfoque, los objetivos, las dinámicas y actividades que hay que presentar. Son situaciones que generan -a veces-incomodidades en el formador ya que se da cuenta que lo que está mostrando son conceptos ya trabajados anteriormente o bien que el nivel de acceso a la competencia es inferior al que exige el programa. Son para mi los llamados problemas de ajuste del nivel de dominio de la competencia.

Pequeños o grandes desajustes que se pueden (y deben) corregir en la fase de análisis de expectativas. Fundamental para el éxito de la acción formativa y su posible (y necesario) proceso de transferencia y seguimiento de la formación.






Un encuentro, una solución