Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

20 de febrero de 2012

Permitido equivocarse


Por supuesto!
Pero, ¿se está dispuesto a equivocarse? Todo el mundo lo afirma pero que hay de cierto y de falso en esa afirmación.

En verdad creo que no nos gusta equivocarnos. Genera frustración, tensión, ira, ... y por lo general lo asociamos con un cierto desprestigio personal o profesional. Aunque después de equivocarse uno el resto de los mortales soltamos frases típicas. Aquí tenéis una relación.

Entrar en una cultura de aceptación del error y de permitir equivocarse tiene sus riesgos. Considero que no todas las organizaciones están suficientemente maduras para dar este paso. Lo sé. Siempre se dice que quien no tiene boca no se equivoca pero me temo que es la frase fácil. De hecho se rechaza a quien se equivoca.

Si queremos entrar en esa cultura de aceptación del error, de no tener miedo al hecho de equivocarse (que si somos sinceros es lo más normal equivocarse) ¿qué debemos hacer?


  • Promover en los equipos de trabajo adhoc los procesos de Lessons Learned o lecciones aprendidas. Los resultados de estos procesos deberían tener un canal de comunicación propio y que se compartiera aquello que se probó y se erró. Si se presentan al Comité de Dirección con las conclusiones y se comparte y distribuye (como si fuera algo corriente y normal), poco a poco las personas iran aceptándolo con normalidad.
  • Promover en las entrevistas de desarrollo (por favor, evitemos las típicas anuales que se exigen desde RR.HH. para cumplir el expediente y que además no se preparan convenientemente por ambas partes). en donde se hablen de los errores, consecuencias y causas. Me refiero a pequeñas charlas más o menos informales pero con un "diario de campo" en donde a modo de bitácora se recojan los principales errores de proceso, planteamiento diseño, ejecución, ... buscando las posibles causas. Algo sencillo pero efectivo.

en fin, entiendo que son acciones tipos infusión. Es decir, requieren tiempo, condiciones ambientales y presión. ¿Cómo, sino, conseguimos que la tila se mezcle con el agua?

Un encuentro, una solución