Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

27 de febrero de 2012

¡Tengo una reunión!


De los creadores de "Mañana hay una reunión" os presentamos "¡Tengo una reunión!

Me ha salido una introducción de película. Ya se sabe pero efecto entrega de los Oscar. Sigo con el tema de las reuniones por que son un filón de anécdotas. Pero antes os cuento un cuento visto en el blog "Letras de Mujer".

—Cariño, tengo un problema con el banco, puedes ayudarme?—Imposible, tengo una reunión inútil—Comprendo.—Oye, puede recoger al niño, es que no estaré.— Imposible, tengo una reunión estéril.—Comprendo.—Mi amor, vamos al ginecólogo, me hacen la última eco.—Imposible, tengo una reunión estúpida.—Comprendo.—Tenemos hora con el abogado para firmar el divorcio.—Me va fatal, tengo una reunión.—Inútil.
A parte de la situación cómica, las reuniones son buena fuente de excusa para toda actividad. Dejadme que os explique el siguiente caso:


He convocado una reunión de trabajo. La reunión trata de la mejora de procesos de organización. Están implicadas muchas áreas/departamentos (de hecho toda la empresa). He convocado a unas 15 personas y les he pedido que se miren una documentación (anexo de 45 páginas) De momento no sé cuanta gente va a asistir. Lo he ido recordando pero no estoy seguro si asistirán todos. 
Son las 8:00 h de la mañana. Estoy solo en la sala. Hay reunión de trabajo acerca de la mejora de procesos de organización. Suena el teléfono. Es Pedro. Me cuenta que no va a poder venir; se disculpa. Otra llamada, son los del departamento de Finanzas. Están de camino. Les he dicho donde está la sala. Espero que la encuentren. 
Por fin, una persona que entra y me dice… ¿eres Antonio? Le contesto que sí. Me dice que no se ha equivocado que tiene una reunión de algo de organización. Se disculpa pero no se ha leído la documentación. 
Paciencia. Son las 8:20 h. Poco a poco van llegando. Suenan los móviles. A veces me sorprendo que la gente se presente a la reunión sólo con la cabeza. Me pregunto; ¿tanta memoria tienen? 
En fin, las 8:35 h. Somos 9 personas. Me digo a mi mismo … 9 sobre 15 es una buena ratio para comenzar. Y eso es lo que hago.
- Ejem, ejem, … ¡Buenos días, señores! Tal y como habéis podido leer en la convocatoria la reunión tratará de la mejora del proceso de organización “Definición de Producto” 
Lluís, interrumpe mi discurso y comenta que él se tiene que ausentar a las 9:30 h porque tiene una importante visita. El grupo aprovecha la interrupción para hablar. 
En fin, retomo la actividad y lanzo una pregunta abierta al equipo; esta es: ¿En dónde podemos mejorar? … ¡Horror! Esas caras no me gustan. ¿Me habrán entendido? Al fin un valiente, Carlos, se atreve a hablar.

- Entiendo que esta reunión está para mejorar pero me parece que en concreto en este proceso es difícil, por no decir imposible. En parte, no depende de nosotros sino de nuestros jefes y además es un proceso global. 
Jordi entra en la conversación y comenta…
- ¡Eso son tonterías! Creo que tenemos mucho que mejorar. Sobretodo tu Carlos y tu Andreu que siempre arrastramos problemas, deficiencias por vuestra culpa. A ver si nos leemos más la documentación. 
Salta Xavier y comenta…
- ¿Documentación?, ¿qué documentación?
- Si hombre si, la Biblia que nos ha adjuntado Antonio en la convocatoria y que por cierto me he leído de cabo a rabo y me parece … interesante. 
El grupo se ríe ante esta intervención.
Antonio a la vista de los acontecimientos requiere al grupo orden y concentración. Pide máxima atención a la presentación que aparece en pantalla. Se ve que está trabajada. La explica en detalle (está más de media hora) y el auditorio calla (no sabemos porqué ya que el quería potenciar la participación) 
Remedios pregunta a Antonio y al grupo en general. ¿Para qué estamos aquí?, ¿Porqué nos has convocado? ¿Qué se quiere de nosotros?, ¿Porqué nosotros? Argumenta todo esto porque se ha desplazado de la fábrica y tiene mucho trabajo pendiente y recuerda que no tiene a nadie para delegar.
En fin, ... os suena o tenéis que ir a una reunión. 
 


Un encuentro, una solución