Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

13 de marzo de 2012

La verdad está ahí fuera



Hola a todos
Hoy no escribo. Dejo escribir a un amigo, ex compañero mío de trabajo. Me gusta y por eso lo publico. En estos tiempos entiendo que una válvula de escape es escribir. Es necesario. Lo que cuenta es interesante por que es una experiencia de vida. Y como tal hay que aprender de ella.


Maestro, adelante. Mi blog es ahora también tuyo.



La verdad es que lo sabía.  
Sabía que en cualquier momento me dirían la fatídica frase, "no tengo buenas noticias", de hecho, yo lo había dicho infinidad de veces. He perdido la cuenta de las personas que he despedido en mi vida profesional. Personas, que en su mayoría, no se les podía reprochar nada, ni personal ni profesionalmente.
Simplemente, no "salían" los números, como si fueran magos que ya no sacaban conejos de su chistera. 
Afortunadamente me había preparado muchas veces para este momento y sabía perfectamente lo que tenía que hacer y decir, ¡es lo que tiene dedicarse a esto de los recursos humanos!. 
Lo primero que se me vino a la cabeza fue, "¡por fin!", como aquel moribundo que abraza con firmeza a la muerte y da el último suspiro de su vida, y, "¡por fin!", encuentra la paz. 
Desde que la empresa en la que trabajaba fue absorbida por una de mayor tamaño sabía que tarde o temprano iba a pasar, solo era cuestión de tiempo y en 10 segundos mi angustia desapareció. Acordé con mi empresa la salida y empecé mi nueva vida. 
Las tres primeras semanas después del despido fueron nefastas, la sensación de enfado y frustración profesional y personal me asaltaban continuamente. Y, sin digerir lo que me estaba pasando, desde el primer día, me lancé a buscar un nuevo empleo.

Quería recuperar lo antes posible lo que había perdido. Enseguida hice algunas entrevistas de trabajo pero me fueron verdaderamente mal, simplemente no estaba preparado para afrontarlas. Ya no me conocía, no me había parado a reflexionar que tipo de profesional era, que podía ofrecer en un nuevo proyecto o simplemente que quería hacer. 
Ahora ya hace dos meses que mi vida profesional cambió y veo el problema con más perspectiva, he recuperado mi capacidad personal y profesional y estoy dispuesto a afrontar esta aventura en la que, estoy seguro, me aportará mucho como persona. 
Siempre he pensado que un despido es una oportunidad y como dice un buen amigo mío "Mi cielo está lleno de nubes".

Manuel Brenes
Perfil en Linkedin



Un encuentro, una solución