Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 de agosto de 2012

Errores de equipo:la fijación funcional


Uno de los cometidos más relevantes en un equipo es la fijación de objetivos para resolver situaciones así como la necesaria generación de ideas. Es lo que da perspectiva y control al equipo y permite su progreso. 

Es, en definitiva, un elemento que produce satisfacción, un motivador y cohesionador y sin embargo, muchos equipos adolecen su falta. Y en muchas organizaciones se incentiva. Cuidado.

¿Por qué hay que tener cuidado? Ante la fase de establecimiento de objetivos y su retribución específica (a través de inventivos, bonus, ...) aparece un problema curioso; la fijación funcional que tenemos. Para entender este "fenómeno" me remito a Karl Duncker

Realizó un experimento. Presentaba tres elementos: una vela, unas chinchetas y unas cerillas. La instrucción, clara. Hay que fijar la vela en la pared. A partir de aquí las personas, el equipo se ponía manos a la obra. ¿Cual fue el resultado?

Unos afirmaron tener la respuesta clara. Clavar la vela a la pared con las chinchetas. Otro grupo apuntó otra solución. Derretir un poco el lateral de la vela para que se enganchara a la pared. Y así sucesivamente. Ninguna idea funcionaba. Los equipos se desesperaban, Había caído en la trampa de la fijación funcional.

Y, ¿cuál es la solución?
Miremos atentamente a la imagen que ilustra esta entrada. Hay una caja de cerillas, una caja de chinchetas y una vela, ¿verdad? 

¿Qué debemos hacer entonces con estos elementos? Sencillo: fijamos la caja de las chinchetas a la pared con una chincheta. De este modo la caja hace de soporte, se coloca la vela y ésta no mancha el suelo.

A este razonamiento, se llega después de unos minutos observando los objetos que disponemos para resolver el problema planteado, pero el análisis del problema consiste en superar la fijación funcional de los propios objetos para usarla en nuestro beneficio.
Esta fijación funcional es difícil de superar, más aún en las empresas que tienen establecidos sistemas de gestión por objetivos (con metas claras) y disponen más o menos de recursos, materiales o inmateriales tienen un uso o fín predeterminado. 

Inconscientemente, siempre se parte de la idea, creencia o suposición (ficticia) que no podemos aplicar nuevos usos o destinos a toda la infraestructura (recursos, instalaciones,  sistemas de trabajo, herramientas, técnicas...)  que tenemos a nuestra disposición. Estas limitaciones nos frenan la innovación y por tanto, perjudican al crecimiento del equipo.
Pero destaquemos un detalle; si queremos que los equipos funcionen aplicando la creatividad y la innovación, hay que destacar que dicha innovación (generación de ideas, establecimiento de objetivos, soluciones a los problemas, ...) debemos tener presente que no puede ser incentivada, puesto que los incentivos reducen a la vez las probabilidades de éxito. Parece mentira, ¿verdad?

Por cierto, ¿existe en vuestros equipos u organizaciones fijación funcional? ¿Es salvable dicha fijación?



Un encuentro, una solución