Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 de septiembre de 2012

Low cost and high volume?



Hola a todos
En el tren y mi imaginación se suelta. Estrenamos mes de septiembre con las sabidas novedades; incremento del IRPF para los autónomos y por supuesto el IVA! Me pregunto si mis clientes aceptarían un incremento de mi tarifa/hora. No lo sé. 

Lo que sí sé es lo que piden. Menor coste de la formación. Si el enfoque es éste os aseguro que la formación está considerada más como un gasto que no tanto como una inversión. Es la discusión de siempre pero entiendo que no lleva a ningún lugar.

Si jugamos la carta coste, coste/hora de formación, a parte de  aprovechar la bonificación a la formación (cosas que me temo que no se está haciendo del todo), diseñemos acciones intensivas.

¿A qué me refiero con acciones intensivas? 
A pensar en formatos cortos (no más de 4 horas) concentrándolas en la exposición conceptual y breves dinámicas y sobretodo que pasen muuuuuuchas personas. Lo de combinar con formatos online, seguimiento, ... no sería entonces lo relevante. Y por supuesto poca documentación que esa es otra guerra. Ni carpetita, ni "boli" ni "pogüerpoin", ni "lunch". Es decir, juguemos al modelo "low cost per high volume" Os puedo asegurar que quien apuesta por este modelo no considera la formación como una inversión.

Esta es -me temo- la realidad de muchas empresas. Reducir el coste/hora e incluir a muchas personas pero no tanto  no "invertir" horas en el diseño, la pre producción de la acción formativa ni por supuesto establecer mecanismos de seguimiento, evaluación o tutoría. No es lo relevante. 

Este es un pseudomodelo de "producción" en el que algunas empresas que comercializan servicios de formación están fomentando. "Vender cursos a granel" bajo el sistema 13*horas (pocas)*personas(muchas). 

Posiblemente es un buen sistema para captar clientes si se es muy agresivo (tengo ejemplos de comercialización de cursillos de formación a través de "caramelos" en forma de "tablets" ) pero lo que pasa es que descontextualizamos la formación, sus necesidad, finalidad, motivo y sobretodo da la sensación de hacer formación (cursillos) por hacer. Sin enmarcarlo en un programa (o Plan) más amplio de gestión del conocimiento, desarrollo de habilidades o destrezas, ...

Estamos dentro de la dinámica de reducir los costes (en mi caso, el precio hora de formación). No me parece mala idea pero si sigo reduciendo el coste, ¿hasta dónde voy a llegar? ,¿qué servicio dejaré de ofrecer? Además si no me ofrecen un alto volumen, ¿cómo puedo obtener mi margen de beneficio?

Además si no se quiere entrar (como me manifiestan algunos clientes) en modelos "blended learning" que combinen acciones presenciales con "online"/virtual. 

Panorama interesante, ¿verdad? Sigamos entonces inventando y generando nuevas concepciones para administrar y gestionar la formación. Se me ocurre el hecho de introducir los PLE.



Un encuentro, una solución