Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

19 de octubre de 2012

El manejo de las emociones por parte de los jefes



Emociones, emociones, el mundo está lleno de emociones. 
¿Somos conscientes de ellas? y sobretodo, de ¿sabemos cómo nos afectan a la cultura de nuestro entorno de trabajo? 

Por lo general, solemos esconder nuestras emociones aunque más bien esconderlas, hablar de ellas de manera abierta, honesta. Nos reprimimos verbalmente pero nuestra comunicación no verbal nos delata. 

En nuestra actividad diaria acumulamos de manera consciente o inconsciente emociones que la mayoría de las veces no las sabemos verbalizar. 

Cuesta y creo que en nuestra cultura nos cuesta mucho más hablar de aquello que nos afecta tanto positiva como negativamente.

Propongo una actividad para aprender a expresar y controlar (si es preciso) las emociones. Es una actividad dirigida en especial a todas aquellas personas que tiene responsabilidad en la dirección de personas. Por cierto, me refiero a las siguientes emociones: alegría, tristeza, frustración, rabia, impotencia, presión, ira, orgullo, satisfacción, ...


En primer lugar, hay que admitir que -en la mayoría de las veces-  la función de dirección, mando y supervisión de personas bloquea (o anula) las emociones de las personas de su equipo.  Esta sería la "mala noticia" pero la "buena noticia" es que se las puede (y debe) hacer aparecer, mostrar y guiar. 

Cuando se ejerce el rol de dirección (Director, Jefe, Mando intermedio, ...) se deben reconocer cuáles son sus emociones y si éstas deben o no ser controladas y en qué sentido y medida. Para controlar, primer debemos reconocer la existencia de sentimientos en el trabajo

En segundo lugar, el directivo tiene que conocer el impacto de las emociones (las suyas y las de las personas de su equipo) en el estado de ánimo de todo el equipo; de cómo afectan a las relaciones intradepartamento, interdepartamentales (cadena cliente-proveedor interno) y las relaciones con el cliente.  Debe actuar de válvula de escape. Es un detalle que no se le debe escapar. 

Por ejemplo, ¿Cuáles son algunas de las reacciones más comunes frente al enojo/ira del Jefe? o ¿cuáles son algunas de las reacciones más comunes frente al orgullo/satisfacción del Jefe?

Y en tercer lugar, el jefe debe reflexionar acerca de cuándo es mejor mantener bajo control las emociones y no expresarlas a nuestros empleados. Y qué criterios se tendría que definir y aplicar para demostrar las emociones (negativas/positivas) de manera estructurada y constructiva.

Son una batería de cuestiones que a modo de dinámicas (por parejas, trios, ...) nos ayudan a manejar emociones. Es una habilidad importante y más en un contexto como el que nos tocar vivir.



Un encuentro, una solución