Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

11 de marzo de 2014

La dieta de la formación


Como todas las dietas, la dieta de la formación obra milagros.
Queremos que con la formación nuestros resultados se incrementen de manera exponencial y sobretodo sin prácticamente esfuerzo. Resultados rápidos por favor!

Si es un mero deseo no está mal pero cuando percibes que esto es lo que desea el cliente me empiezo a preocupar. Y a veces no es el cliente final sino aquellos clientes que su negocio se centra en vender "cursillos"

Todo se quiere rápido (tiempo de "producción"), barato (coste), de altas prestaciones (calidad) y sobretodo que de resultados. 

Además últimamente destaco que la formación (la metodología de impartición sea suave, ligera, que no se requiera esfuerzo y ... sobretodo que no contenga dos aspectos: ni deberes/tareas ni pruebas de dominio. Como las dietas milagro! Es decir, quiero se sea fácil y rápido y que no tenga que esforzarme mucho.

No esta nada mal, verdad? O sea que el cliente desea es un cursillo -por ejemplo Liderazgo y gestión de equipos- de 12 horas distribuidas en cómodos plazos (entiéndase aquí en sesiones de 2 horas, por ejemplo) y que les haga cambiar de comportamiento. Menudo reto!

Una vez tienes el encargo del cursillo haces un planteamiento que combine una parte presencial con una a distancia utilizando por ejemplo una plataforma de e-learning o un entorno de colaboración en donde se intercambie documentación, actividades, ejercicios, pruebas, ...  y ... no te reconocen.

En primer lugar aparecen los argumentos siguientes:

  • ¡Uy! no te compliques la vida tan sólo queremos un "cursillo" (como odio esa palabra!)
  • Si insistes te comentan casi en voz baja lo siguiente: "La verdad es que no creo en el "e-learning" (Considero que no es creencia sino una manera de "optimizar recursos"
  • Otro argumento de "peso" es (y éste es apoyado a veces por los mismos asistentes al curso) No pongas deberes que no tenemos tiempo ( y el curso es de -por ejemplo- gestión del tiempo)
  • Y ya asustas al cliente cuando propones un esquema de Pre/Post/Re Test para asegurar el grado de conocimiento previo y su transferencia al puesto de trabajo. A algunos les entra el pánico y se cierran. "No, no, no les haga examen que si suspenden los tendría que echar"

En segundo lugar se suelen repetir en que lo que quieren son resultados y que al final salgan motivados. Me temo que se suele caer en la tentación de considerar a la formación como una dieta milagro. Sirve para todo, sin esfuerzo, con resultados casi al momento o con poca inversión en tiempo, esfuerzo (y a veces algo de sacrificio) y por supuesto con éxitos y resultados. 

Y no suele ser así. No hacemos milagros.

Ilustración: http://nutricionalas6.blogspot.com.es
Un encuentro, una solución