Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

16 de mayo de 2016

¿Formamos en la "habilidad" de compromiso?


¿Se puede formar en la gestión del compromiso?, ¿Es acaso el compromiso una habilidad que se pueda desarrollar?, ¿Es una actitud el compromiso?, ¿Qué hacemos para que una persona se implique o se comprometa a algo con algo?

Pero, ¿qué es el compromiso? y sobretodo, ¿qué entendemos por compromiso?

Se puede entender el compromiso como la capacidad del individuo para tomar conciencia de la importancia que tiene el cumplir con el desarrollo de su trabajo dentro del plazo que se le ha estipulado. Dicho trabajo debe ser asumido con "profesionalidad", responsabilidad y lealtad, poniendo el mayor esfuerzo para lograr un producto con un alto estándar de calidad que satisfaga y supere las expectativas de los clientes 
Es o supone un esfuerzo permanente hacia la consecución de un objetivo, lo cual implica un alto grado de integración de la disposición física, emocional e intelectual de una persona sobre lo que desea conseguir, sea a beneficio propio o común. 
Una persona comprometida con su organización...
  • Siente como propios los objetivos de la organización
  • Apoya e instrumenta decisiones comprometido por completo con el logro de objetivos comunes
  • Previene y supera obstáculos que interfieran con el logro de los objetivos de la organización
  • ...//...
Bien por la definición, pero cómo se le ayuda a la dirección de una empresa a conseguir el compromiso de las personas. Siempre respondo con la misma pregunta:


¿Qué les das a cambio? 


El compromiso es bidireccional y si no estás dispuesto a dar nada, no obtendrás nada a cambio. Es fácil hablar de que "la gente" se tiene que comprometer pero, ¿por qué motivo?, ¿cuáles son las razones por las que me he de comprometer?, y para qué las quiero comprometer?, ¿qué se quiere conseguir?

Estas preguntas serían las primeras que deberían responderse los mandos, la dirección si accediera a formar en la gestión del compromiso. 

A parte de estar dispuesto a dar antes que recibir como la base del compromiso también se debería tratar otras cuestiones en un posible (futurible) programa de formación. Por  ejemplo se deberían trabajar dos aspectos más; la confianza que das u obtienes (la forma en cómo generas la confianza entre los miembros de tu equipo) y la capacidad de saber  y aceptar tomar decisiones por consenso.

En resumen, no obtendremos el compromiso de nuestros empleados si no damos nada a cambio, no confiamos en ellos y por supuesto nos les invitamos a que participen y tomen decisiones que les afecten. Entonces -como decía un profesor- otro gallo cantaría. Las personas nos comprometemos con algo o alguien porque tomamos decisiones que nos afectan. 

En la medida que el estilo de dirección del jefe promueva la aceptación del error como aprendizaje, el criterio en lugar de la instrucción, la autonomía, la creatividad e innovación, la participación en los procesos de toma de decisión o las decisiones por consenso (que no por unanimidad, que no son lo mismo) mayor grado de compromiso tendrían las personas empleadas. Si no, lo que obtendremos serán diferentes grado de implicación y satisfacción.

Y pienso que sí podemos formar en la gestión del compromiso pero obligará a romper con algún esquema mental y/o creencia. no se puede obtener compromiso a cambio de (casi) nada.




Un encuentro, una solución