Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 de marzo de 2017

Cómo estar orientado a los resultados (1)


Una frase frecuente y común. Mis empleados tienen que estar orientados a los resultados. Tiene impacto, ¿verdad? 

¿Y qué significa?, ¿qué se quiere decir cuando una persona tiene que estar orientado a los resultados? Hay múltiples orientaciones; al producto, al proceso, al cliente y el servicio, a los costes,  a las personas (como no!) y por supuesto a los resultados. 

Hace ya 8 años que realizo seminarios para una organización acerca de la orientación a los resultados y recuerdo que el primer año les hice la siguiente pregunta.

¿Qué significa estar orientado a los resultados?

La respuesta fue el que suelo llamar el "efecto techo" o "efecto suelo"; es decir, no se contesta y se mira o bien arriba (el techo) o abajo (el suelo). Fue un momento de tensión. Nadie se atrevía a articular palabra. ¿Qué significa estar orientado a los resultados?

Posiblemente es una obviedad. A qué si no en una organización tienes que estar orientado si no es a conseguir resultados.

La segunda pregunta fue demoledora también. Creo que el primer año les incomodó. Era la siguiente:

¿Cuáles han sido tus (como máximo) tres logros en los últimos doce meses?

Otro silencio tenso. Alguno se atrevió a indicarme que muchos pero que no era capaz (así lo reconoció) de recordarlo en detalle. Se admitió que se pensaba de esta manera, que en todo caso el objetivo era "sacar el trabajo" Me gusta esa frase or lo expresiva y significativa que es. El trabajo es algo oculto, penoso y hay que sacarlo. Como si fuera un trabajo pesado, cansado y que el hecho de sacarlo liberaba a las personas. Puede ser.

Y la tercera cuestión.

¿Cuál es su contribución específica?, 
¿Para qué existe tu puesto de trabajo?

Apaga y vámonos! ¡Qué sensación de inseguridad creé, qué grado de incertidumbre!

En resumen, que no se sabía qué significaba estar orientado a los resultados, que  no se sabía reconocer como mínimo un logro (y como máximo tres) en los últimos doce meses y bien, bien no se sabía acotar, definir el motivo por el cual su puesto existe en la organización y cuál era su contribución.

En aquel momento era para decir una de mis frases favoritas; "no más preguntas, señoría"

Pues esta es la dinámica que aplico en las acciones de formación destinadas a la productividad directiva.

Me quedé con las ganas de seguir preguntando pero empezando a hablar de lo que realmente estaba pasando:
  • Identifica las áreas de efectividad de tu contribución a la organización.
  • Identifica, elimina o reduce de manera significativa tus creencias que limitan tu productividad
  • Y dispón de un sistema de perspectiva (eficacia) y control (eficiencia) de tu actividad y la de tu equipo.
Seguiremos con este tema con una serie de artículos que permitan reflexionar acerca de tu contribución profesional y orientación a los resultados.

Un encuentro, una solución