Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

17 de mayo de 2017

"Hay que sacar el trabajo ..."



"Hay sacar adelante el trabajo", "Hay que ir cerrando temas, ...." y así sucesivamente frases de este tipo son las que he estado oyendo recientemente en acciones de formación relacionadas con la productividad y la organización de la actividad profesional.

Como se puede apreciar al inicio siempre aparecen este tipo de reflexiones más bien expresadas de manera coloquial pero que encierran en cierta medida escasa precisión (por cierto, enemiga de la productividad) y excesiva emocionalidad (también enemiga de la productividad).

En resumen, hay que aprender a medir, contar, precisar tu volumen y carga de trabajo, identificar tus flujos de trabajo clave, el valor de cada actividad, desplegar hábitos y rutinas, identificar tus distractores, tus potenciadores y limitadores de tu propia productividad.

Por lo general esto al inicio genera un cierto rechazo. Nos cuesta y por eso decimos que es difícil o imposible. 

-"Que no somos máquinas" suelen argumentar algunos alumnos. "
- Eso está muy bien pero en el trabajo administrativo no se puede hacer"
-"En la indusrtia, sí que se hace pero en nuestra empresa, no"

Estos son algunos ejemplos que funden el no se puede por el no se sabe o el no se quiere hacer. La verdad es que exige tiempo (¡qué paradoja!), dedicación, concentración y reflexión acerca de los actuales hábitos de trabajo.

En cuestiones de organización y productividad hay que tener en cuenta los siguientes aspectos y comentarlos (tanto con uno mismo; es decir, una reflexión acerca de cómo me estoy organizando como en equipo)
  • ¿Qué entiendo por mi productividad?
  • ¿Cuáles son mis principales elementos potenciadores y limitadores de mi productividad?
  • ¿Qué distractores más comunes me aparecen en mi día a día?
  • ¿Cuáles son mis principales interrupciones?
  • Qué y cómo reflexiono acerca de aquellas tareas que tengo previstas pero que no hago y cuantas tareas sin estar previstas estoy haciendo. Y siempre preguntarse por qué motivo.
  • ¿Cuáles son mis métodos de trabajo?
  • ¿Cuáles son mis hábitos al inicio y finalización de la jornada?
  • ...//...
Hay mucho de reflexión en la organización de la actividad y productividad pero a veces (o a menudo) nos dejamos llevar por la inercia y las prisas.

Por ejemplo, cuando entras a trabajar a tu oficina, ¿qué acciones son las primero que realizas?








Un encuentro, una solución